Una de las razones para no darles besos a los bebés este invierno es por el Virus Sincicial Respiratorio o VSR.

El VSR, es un virus muy común que comienza a aparecer en los primeros días del otoño y continúa hasta la primavera. Sus síntomas son muy parecidos a los de un resfriado en los adultos, pero en los niños, suele ser más serio, sobre todo en los bebés menores de un año.

Este microbio causa infecciones en los pulmones y en las vías respiratorias de los bebés, por lo que se vuelve algo delicado, ya que este puede estar en personas de todas las edades y su forma de contagio es a través de gotitas que van al aire cuando una persona estornuda, tose o se frota la nariz.

En los bebés la forma más común de contagio es a través de los besos y caricias.

El virus puede vivir hasta 5 horas en perillas de las puertas, mostradores, pañuelos o juguetes, y una guardería, por tener a tantos niños y juguetes, es un lugar con mayor riesgo de contagio.

Cómo saber si tu hijo tiene VSR:


Los síntomas llegan a cambiar según la edad y aparecen después de los 4 o 6 días de haber estado en contacto con el virus.
Los niños grandes normalmente presentan síntomas de una gripe como moquillo, fiebre baja y tos de chillido de foca o perruna.

En los bebés menores de un año los síntomas llegan a ser más graves y con frecuencia son los que deben tener mayores cuidados, incluso hasta ir al hospital, pues llegan a presentar problemas al respirar, coloración azulada por la falta de oxígeno, respiración rápida, sibilancias.

Si se llega a complicar, pueden presentar bronquiolitis, insuficiencia pulmonar, neumonía y cuando sean mayores, asma.
El tratamiento para éste virus no es con antibióticos y muchas veces las infecciones llegan a desaparecer, sin embargo muchos bebés llegan a ser hospitalizados por los problemas respiratorios.

No besar a los bebés esta temporada

Cómo prevenir este virus:

Lavarse las manos con frecuencia y sobre todo antes de tocar a un bebé.
Asegurarse que las otras personas que cargarán al bebé se las laven.

No acercarse a los bebés si tienes gripa o un resfriado y usar cubrebocas.
No estar cerca de personas enfermas.

NO BESAR A LOS BEBÉS.

Si un niño mayor tiene gripe, mantenerlo lejos del bebé, pues es más común en los niños.
No fumar cerca del bebé y mantenerlo alejado del humo, ya que éste aumenta el riesgo de contraer la enfermedad.
Buscar información sobre brotes en la escuela o guardería para tomar medidas.

Evitemos besar a los bebés, sobre todo a los recién nacidos durante ésta temporada invernal, un buen lugar para darles un beso si es que no aguantas las ganas de hacerlo es en la cabeza o en sus piecitos.

A ninguna mamá le gusta pedir que no besen a su hijo, así que mejor compartamos esta información y cuidémonos los unos a los otros.

Fuente: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here