Redacción BLes – Munira Abdulla tenía 32 años cuando sufrió un grave accidente de tráfico que la dejó en coma, con un solo aliento y en estado vegetativo. Con casi 60 años despertó un día de 2017 llamando a su hijo, cuando nadie esperaba que esto podría suceder.

Un día de 1991, en la localidad de Al Ain, en Emiratos Árabes Unidos Munira le pidió a su cuñado que le lleve a recoger del jardín maternal a su hijo Omar Webair -en ese entonces de 4 años- porque no había transporte escolar disponible, de acuerdo a lo que recoge Infobae.

Sin embargo un autobús se interpuso en su camino e impactó contra el vehículo. Munira alcanzó a lanzarse sobre su hijo y utilizó su propio cuerpo como un escudo para protegerlo.

Afortunadamente el niño solo sufrió heridas leves, pero su madre recibió un fuerte impacto en la cabeza que le provocó un profundo estado de coma.

Horas desoladoras 

Su hijo Omar quiso contar su historia en una entrevista con el diario escocés The National con el fin de concientizar a las personas que tienen familiares en ese estado para que no los consideren como fallecidos y que no pierdan las esperanzas.

Allí contó que luego del terrible accidente, no tenían un teléfono móvil para pedir ayuda y como consecuencia su madre permaneció horas sin tratamiento.

“No había teléfonos móviles y no podíamos llamar a una ambulancia para pedir ayuda. Ella estuvo así durante horas”, reveló.

Cuando llegaron los servicios de emergencia, trasladaron a Munira a una clínica de Londres donde le diagnosticaron “estado vegetativo”.

Con un ventilador y un tubo para suministrarle alimento, la trasladaron de nuevo a Emiratos Árabes Unidos, donde pasó las siguientes décadas hasta abril de 2017.

Un nuevo comenzar

Un día -en medio de la noche- Omar despertó al escuchar cómo su madre decía su nombre.

“¡Era ella! Me estaba llamando. Me sentí volando de alegría. Durante años había soñado con ese momento, y mi nombre fue lo primero que dijo”, relató Omar Webair, que siempre estuvo presente y nunca se olvidó de su madre.

Desde que despertó, Munira es capaz de mantener conversaciones, rezar y llamar a sus seres queridos cuando los necesita.

“Ahora puede contarnos dónde siente dolor y puedo tener conversaciones con ella si le interesa el tema”, dijo su hijo.

Un informe médico confirmó que la paciente “es capaz actualmente de comunicarse por sí misma de una manera muy razonable, especialmente en situaciones familiares”.

A pesar de su buen diagnóstico, después de 27 años en estado vegetativo, Munira Abdulla tendrá que afrontar fisioterapia y prevenir la contracción de otros músculos.

“Todos estos años los doctores me decían que era un caso perdido, y que el tratamiento que quería para ella no tenía sentido, pero cuando tenía dudas me ponía en su lugar y hacía todo lo posible para mejorar su situación”, declaró Omar.

“La razón por la que comparto esta historia es para animar a las personas a no perder la esperanza en sus seres queridos; no les consideren muertos cuando ellos están en ese estado”, añadió.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

src=”https://www.youtube.com/embed/eoqIaZ_boSk” width=”560″ height=”315″ frameborder=”0″ allowfullscreen=”allowfullscreen”>

Ir a la portada de BLes.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here