El protagonista es Chad Groeschel es un hombre con una historia muy impactante y conmovedora tenía descuidos que le costó muy caro.

El utilizaba los famosos lentes de contactos diariamente, todos dirían que eso es muy normal, pero el lo usaba muy constantemente, y así sus ojos se iban debilitando, hasta que un día Chad tuvo un dolor no muy intenso, más bien un comezón molesto, por esa razón no le dio mucha importancia.

Cuando iba pasando los días la comezón se hacía peor y ya iba viendo un poco nublado, aun así el no fue a consultar ya que se empeño que sólo sanaría. Hasta que un día despertó sintiendo una gran desesperación ya que no lograba ver absolutamente nada del lado izquierdo, y más fue la desesperación ya que el dolor se hacia mas intenso, así que recurrió a los especialistas.

Los doctores le dijeron que sufría una grave infección producida por una bacteria que iba formándose en su lente de contacto en las noches, mientras el se disponía a dormir la bacteria se iba alimentando hasta que llegó a un punto crítico. Chad por fortuna logró ver de nuevo gracias a los especialistas pero sin duda es una lección que nunca olvidará.

Esta fue la entrevista hecha a Chad.

Él contó su historia con la intención de llegar a muchas personas, y para demostrar la importancia de las indicaciones que dan los especialistas, la higiene y el control al momento de utilizar artefactos en zonas tan delicadas como son los ojos, y que esto sirva de ejemplo para muchas personas en el mundo.

¿Qué te pareció?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here