De vez en cuando, se le puede pedir a un investigador privado que rastree un auto perdido. Se puede robar un automóvil de un lugar público, residencia privada o una agencia de alquiler de automóviles.

Tipos de robos de automóviles:

Durante tiempos de dificultades económicas, aumentan los robos de automóviles. Algunas personas intentan robar autos de las agencias de alquiler utilizando identificaciones falsas para alquilar autos, y luego simplemente nunca los devuelven. Algunos roban autos para su propio uso, ya sea para el uso diario regular o para transportar contrabando y luego abandono. Algunos entregan los vehículos robados a tiendas de despiece, donde los autos se utilizarán para piezas. Algunos solo quieren un automóvil para competir o correr, y lo abandonarán después de usarlo por un período de tiempo.

Algunos venderán un automóvil robado a una persona desprevenida, que no tiene idea de que él o ella acaba de comprar un vehículo robado. A veces, el propietario vendió el automóvil de buena fe a una persona que pasó un cheque sin fondos. En otros casos, una pareja puede haber entregado su segundo automóvil a una compañía de rentas para reducir los gastos; sin embargo, el automóvil puede haber sido arrendado a un “cliente” quien desapareció Los robos pueden ser por conveniencia: el ladrón puede tener algunos bienes robados para transportar.

No importa cuál sea la razón del robo, depende del investigador privado usar su ingenio para descubrir qué sucedió y rastrear el automóvil. Siempre es una buena idea presentar primero un informe policial, pero debido a que es posible que la policía no pueda tomarse el tiempo para localizar su vehículo, un buen investigador privado puede ser útil.

Cómo rastreamos el auto:

Un investigador privado utilizará herramientas como llamadas telefónicas, conversaciones casuales y entrevistas. Un buen investigador sabe cómo formular preguntas y declaraciones para obtener la mayor cooperación. La mayoría de las personas se sorprenden si alguien que conocen ha robado un vehículo y quieren cooperar. El truco está en juntar todas las piezas del rompecabezas y rastrear la información dura que es admisible en un caso judicial.

Los investigadores pueden usar escáneres de matrículas, rastreo GPS que viene con ciertos automóviles, dispositivos portátiles, cámaras montadas en automóviles o entrevistas con cualquier persona cuyo trabajo requiera manejar, como los trabajadores de reparto. Las agencias de PI en algunos países pueden tener membresías en organizaciones profesionales donde la información recopilada de los escáneres de matrículas se almacena en una base de datos. La vigilancia en las calles públicas es generalmente legal y no sobrepasa los problemas de privacidad. Una técnica popular es mantener una lista de vigilancia de todos los vehículos reportados como robados por los propietarios, y usar los escáneres para detectar placas de vehículos estacionados. Dado que los ladrones a menudo cambian las placas, puede llevar tiempo.

El elemento humano en forma de redes sociales y alertas de la comunidad también puede hacer maravillas. Muchas personas han ayudado a recuperar sus propios autos publicando fotos de sus autos robados en las redes sociales y pidiéndoles a las personas que compartan. Nunca es una buena idea que un amigo se enfrente a un ladrón de autos, pero puede ser realmente útil si toman fotos o informan avistamientos del vehículo robado sin que el autor lo note.

La planificación torpe por parte del ladrón también ayuda. A veces, un ladrón falsifica una tarjeta de identificación para alquilar un automóvil que nunca devuelve, pero usa la dirección real de alguien que conoce. A medida que entrevistamos a la persona cuya dirección se utilizó, la persona podría reconocer la descripción del ladrón y darnos pistas sobre dónde encontrarlo. Luego podemos realizar una vigilancia y obtener videos del autor usando el automóvil robado, que será admisible en el tribunal. Una vez que tengamos suficiente evidencia para ponernos de pie en la corte, podemos esperar a que el perpetrador entregue la noche e inmovilice el automóvil con botas de automóvil antes de que haya algún intento de hacer contacto.

Con los años, los investigadores privados establecen relaciones con los informantes. Saber cómo hacerse amigo de las personas que pueden proporcionar información es de oro. La cooperación de todas las fuentes es la clave más importante para resolver crímenes, y un buen investigador privado sabe cómo formar esas relaciones.

Otras fuentes de información, aunque no son glamorosas, son los desguaces, los fabricantes de automóviles, los contenedores de basura en las calles públicas y las cámaras ocultas en las áreas públicas. También podemos mantener listas de vehículos con etiquetas de registro fuera del área, verificar el registro del vehículo para esas etiquetas y rastrear al acreedor (prestamista) del vehículo. Esa es información pública y podemos llamar al prestamista para ver si roban el vehículo.

Otra forma fácil de verificar si un automóvil es el que estamos buscando es verificar el número VIN, que a menudo está a la vista del conductor & # 39; s lado.

Recuperación del automóvil:

Una vez que se ubica el automóvil, se puede recuperar fácilmente y el investigador privado y el cliente estarán de acuerdo sobre el método de antemano. Al encontrar el automóvil, puede arrancarse o deshabilitarse antes de que el PI haga una de tres cosas dependiendo de lo que el cliente quiera: llama a la puerta del sospechoso y le pide las llaves, notifica a la policía o notificar al cliente. Nunca es una buena idea que el cliente se comunique con el perpetrador, pero el cliente podría comunicarse con la policía.

Si el cliente es un negocio como una agencia de alquiler de automóviles, el cliente puede indicarle al investigador privado que recupere el vehículo. Un equipo de dos pis conducirá a la ubicación, arrancará el automóvil y le explicará al perpetrador quiénes son y por qué están allí. Citarán al infractor los códigos de vehículos específicos que se violaron y el tiempo en la cárcel o las multas asociadas con dichos delitos. Serán firmes pero también muy profesionales. La mayoría de los perpetradores entregarán las llaves sin demasiado alboroto una vez confrontados. De lo contrario, se puede llamar a una grúa para que retire el vehículo. Esto no debe hacerse sin pruebas contundentes y sin conocer las leyes en su área.

Cómo prevenir el robo:

La mayoría de los vehículos vendidos hoy en día tienen códigos clave o sistemas de seguimiento como LoJack u Onstar. Algunos tienen micropuntos que etiquetan partes individuales del automóvil, por lo que pueden identificarse si el automóvil va a una tienda de despiece. Sin embargo, incluso los ladrones profesionales pueden pasar por alto sistemas muy sofisticados.

Los mejores dispositivos de prevención de robo de automóviles, como el enclavamiento de encendido y las cerraduras de pedal, desactivan el vehículo para que no se pueda mover sin la llave correcta. Si su automóvil no viene con estos dispositivos, puede comprar un inmovilizador autoajustable. Siempre bloquee su vehículo y estacione en los lugares más seguros que pueda.

Desafortunadamente, los robos de automóviles son muy comunes. Usar precauciones de seguridad razonables y mantener una fotografía y copias de la información de registro del vehículo puede ayudarlo en caso de robo. Un buen investigador privado trabajará para sus mejores intereses en la recuperación del automóvil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here