Este insólito caso, ha causado revuelo en las personas, según la razon de este tipo era que su dueña dejo una carta con esa suplica. esto sucedio en la virginia, estados unidos.

Su nombre de la perrita era Emma, era una perrita marrón mezcla de Shih Tzu que tuvo la mala suerte de tener la más egoísta de las dueñas.

La canina era totalmente educada, mimada y muy querida, y fue ingresada el pasado 8 de marzo.

Pero cuando su dueña falleció, se dio lectura al testamento donde constaba claramente que quería que Emma la siguiera a la tumba. Por lo tanto su familia haría lo que fuera para que las cenizas de ambas reposaran juntas según su deseo.

Después de que un refugio de animales se enterara de las intenciones de la familia originaria de Richmond, contactó con ellos para impedir la muerte innecesaria del can, cosa que fue imposible.

El refugio ofreció hacerse cargo del animal y buscarle una nueva casa.

“Sugerimos en varias ocasiones que podrían dar al animal en adopción, porque era una perrita a la que podíamos encontrar fácilmente un nuevo hogar”, explicó Carrie Jones, responsable del Servicio de Animales del Condado de Chesterfield.

Pero de nada sirvieron los esfuerzos del refugio, Emma fue tristemente sacrificada e incinerada, y sus cenizas fueron depositadas junto a las de su propietaria.

Según la legislación del Virginia, las mascotas son consideradas propiedad personal.

Emma fue llevada a la oficina de un veterinario local, donde fue sometida a la eutanasia, antes de que su cuerpo fuera a un centro de cremación de mascotas en Richmond.

Sus cenizas fueron colocadas en una urna y devueltas a un representante autorizado del estado para ser enterradas junto a la mujer.

La eutanasia de Emma ha desatado una ola de ira e indignación en las redes sociales, calificando a la familia de la fallecida como «sin corazón» e «inhumanos».

¿Que piensas acerca de este acontecimiento?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here