Omaira Sánchez, una valiente niña de tan solo 13 años que en 1985, se convirtió en el rostro de la tragedia natural más grande en la historia de Colombia.

Foto AFP

Sin embargo, con el pasar de las horas, su semblante fue cambiando por la humedad y por el frío, comenzó a desvariar en algunos momentos, pero siempre mantuvo la fuerza intacta para salir de ahí con vida.

Pero cada esfuerzo de los rescatistas por sacarla de ahí fue en vano…

En sus últimas horas, Omaira envió un mensaje a su madre que trabajaba en Bogotá y que no se encontraba en el municipio en el momento de la tragedia, y quien por la dificultad que representaba llegar a esa población después de la avalancha, no pudo llegar a estar con su hija en sus últimas horas.

“Madre, si me escuchas, yo creo que sí; reza para que yo pueda caminar y esta gente me ayude (…) adiós madre”, mencionó la pequeña, mirando a una cámara de televisión.

Omaira, una niña de 13 años que se convirtió en el rostro de esta tragedia, una pequeña que esperaba ser salvada, pero que infortunadamente, pese a los esfuerzos de las brigadas de rescate, murió a los tres días de quedar atrapada por los escombros y el lodo.

src=”https://www.youtube.com/embed/ZC9sGpExzPM” width=”560″ height=”315″ frameborder=”0″ allowfullscreen=”allowfullscreen”>

Tomado de youtube.com/morrocoyeros

Su historia conmovió al mundo e incluso hoy, su tumba es visitada por muchas personas que le reconocen su valentía y valor a pesar de la adversidad que estaba viviendo.

Te puede interesar: Emma Watson se denomina como su “autopareja”, la palabra soltera no está en su idioma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here