Morgan Freeman es uno de los actores más aclamados de la industria, gracias a sus actuaciones impecables y a su carisma que lo caracteriza como una persona gentil, una imagen que ha sabido aprovechar para alzar su voz en favor del medio ambiente.

Este artista integral que se ha desempeñado perfectamente como director de cine y filántropo, ahora se ha consagrado como apicultor, con el fin de salvarlas de la extinción y así salvar el mundo, pues él entendió la importancia que cobran dentro del ecosistema.

Mira también → Shella, la perrita que lleva más de un año esperando a su dueño afuera de una comisaría

De acuerdo con la organización ambientalista Greenpeace, el número de colonias de abejas por hectáreas ha disminuido en un 90 % desde 1962, esto gracias al uso de pesticidas, el cambio climático y a la disminución de su hábitat natural.

Sabiendo esto, fue por eso que en 2020 Morgan Freeman tomó la decisión de convertir su rancho ubicado en Misisipi en un santuario para ellas, en donde él mismo las alimenta con agua y azúcar, sin ayuda de un traje especial de apicultor, según sus palabras en ‘The Tonight Show’, el programa de Jimmy Fallon, cuando solo tenía dos semanas de haber iniciado el proyecto.

src=”https://www.youtube.com/embed/iSBxGrIF89s” width=”560″ height=”315″ frameborder=”0″ allowfullscreen=”allowfullscreen”>

En esa misma entrevista, el artista explicó su labor con la apicultura y dijo que “hay un esfuerzo para traer de vuelta a las abejas al planeta (…) No nos damos cuenta de que son la base, creo, del crecimiento del planeta, la vegetación”.

De acuerdo con Forbes, el actor llevó a su rancho de 126 acres 26 colmenas de abejas provenientes de Arkansas, en donde él mismo las cuida y se ayuda con árboles y plantas amigables para ellas como la lavanda y el trébol. A sus 81 años no tiene intención de cosechar de esa miel para su beneficio.

Te puede interesar → Él es Apolo, el cruce entre un león y un tigre que pesa más de 340 kilos

Además, según cifras de EPA, citadas por Forbes, este declive de estos insectos ha contribuido a problemas ambientales y agrícolas, debido a que las abejas son fundamentales para polinizar plantas.

Greenpeace concluye que las abejas domésticas y silvestres se encargan del 80 % de la polinización y una sola colonia puede polinizar 300 millones de flores al día que se traducen como verduras, frutas y otros alimentos que llegan a nuestra mesa.

Sabemos que te gustaría ver un video ↓

‘Pesca de plástico’, una iniciativa que podría salvar los mares

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here