Mantenerse a salvo en el camino con conducción defensiva

Mientras están al volante de un automóvil, los conductores se enfrentan a la constante amenaza de accidentes. Mantenerse enfocado en el camino por delante, evitar distracciones y seguir las leyes de tránsito ofrecen protección en la mayoría de las circunstancias, aunque la conducción irresponsable de otros puede exponer incluso a los conductores más seguros a posibles daños. Para evitar los tipos de situaciones comprometedoras que a menudo terminan en accidentes causados ​​por estos conductores imprudentes e impredecibles, hay varias técnicas importantes de manejo defensivo para emplear.

En cualquier situación, nunca asuma que otro conductor tomará la decisión correcta. Siempre esté preparado para la posibilidad de que las personas que lo rodean hagan el movimiento equivocado y sepan qué hacer si lo hacen. Nunca deje su propia seguridad a las habilidades de otro conductor. Cuando se desarrolla una situación peligrosa a partir de las maniobras ilegales o groseras de otro vehículo, a menudo es demasiado tarde para considerar cómo evitarlo; simplemente tienes tiempo para reaccionar. Al ser consciente de los movimientos potencialmente incorrectos de quienes te rodean, tu reacción puede ser la correcta.

Es importante ser comunicativo mientras conduces, para que tú y tus intenciones sean claramente conocidas por quienes te rodean en el camino. Señale temprano, evite los puntos ciegos y nunca haga cambios de carril repentinos e inesperados. Al acercarse a un semáforo o congestión en la carretera, aplique los frenos temprano y gradualmente, permitiendo que los que están detrás de usted hagan lo mismo. Antes de girar a través de una intersección o cambiar de carril, use siempre las luces indicadoras. Es peligroso asumir que otros conductores en la carretera a su alrededor están conscientes de su presencia en todo momento.

Mantente atento a tu entorno, siempre revisando lo que está delante de ti, detrás y a los lados. Mantenga una imagen completa de lo que está sucediendo en el camino que lo rodea. Los conductores peligrosos e impredecibles a menudo pueden aparecer de repente y donde no deberían estar, cruzando el tráfico e incluso viajando por zonas restringidas. Al tener en cuenta estas posibilidades, puede evitar el choque repentino de un vehículo que aparece sin previo aviso, quizás influyéndolo en un choque.

Al tratar con conductores imprudentes o groseros, siempre ceda el paso cuando se niegue, aunque sea legal, crearía una situación peligrosa. Cuando otros conductores realizan maniobras ilegales, intentar negarlos o corregir su error solo invitará a la posibilidad de problemas. Simplemente déjalos pasar. Mantenga sus emociones bajo control y suprima el deseo de demostrar su desaprobación de sus acciones. En muchos casos, la ira en la carretera causada por conductores peligrosos puede ser un riesgo de seguridad aún mayor.

Cuando los tailgaters comienzan a seguirlo muy de cerca, muévase a un lado o salga del camino y déjelos pasar; no dejes que te influyan en acelerar o conducir de manera errática. Chupar rueda se convierte en un grave peligro en situaciones donde se necesita un frenado rápido; a menudo, aquellos que siguen muy de cerca detrás de otro vehículo chocan contra la parte trasera del mismo. Mantenga la cabeza nivelada y deje pasar a los conductores groseros o impacientes. No intente resolver la situación por su cuenta.

Al usar estas técnicas de manejo defensivo, puede eliminar gran parte del peligro causado por otros conductores imprudentes. Desafortunadamente, algunos escenarios de accidentes siguen siendo inevitables, pero al tener en cuenta la posibilidad de peligro y mantenerse alerta, puede darse la mejor oportunidad de llegar a donde necesita ir de una pieza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here