Un matrimonio es la unión de dos personas que deciden pasar el resto de su vida juntos, sin embargo, la presencia de un tercero puede llegar a traer conflictos en el… y no, no hablo de infidelidad, hablo de los padres, hablo de la mamitis y papitis.

Si, los padres pueden ser una total pesadilla en el matrimonio, sobre todo cuando uno de los miembros tiene mamitis o papitis. Cuando uno de los dos individuos del matrimonio tiene lo que llamamos “mamitis, papitis” el cual es un apego emocional extremo por alguno de sus padres, suele ser un problema para la vida en pareja.

Esta falta de madurez emocional puede traer discusiones al matrimonio. En el caso de los hombres, si sufren de mamitis, solo está demostrando a su pareja que no puede tomar decisiones sin el consentimiento de su madre y por ello tiende a incluir en las decisiones personales de la pareja.

Mamitis y papitis

Una de las cosas que odiamos las mujeres, es no contar con el apoyo de nuestra pareja y que este no tenga decisión propia, sino que dependa de la decisiones de su madre, sobre todo si es algo que deben decidirlo en pareja. Esta actitud es una de las principales causas de divorcios de las mujeres o que no quieran casarse o tener vida en pareja.

A diferencia de los hombres, las mujeres llegan a sufrir de papitis, que desde niñas es normal, siempre y cuando no pase de cierta etapa de desarrollo.

Mamitis y papitis2

Durante la niñez las niñas ven al padre como esa figura masculina, su primer amor, su héroe y protector y dejan a un lado a la madre. Sin embargo esta fase de exigencia de atención de su parte culmina o minimiza luego de los 6 años de edad que inician el colegio y conviven con otros niños.

Señales de que tu pareja sufre de papitis o mamitis

    • Él / ella es dependiente de su papá o mamá
    • Vive con su papá o mamá
    • Todo lo que hace debe pedirle consentimiento al padre / madre
    • Quiere llevarla (o) a todas partes
    • Deja que su madre o padre interfieran directamente en la relación de pareja
    • Necesita pasar todo el tiempo posible con su madre / padre
    • Es malcriada y quiere llamar la atención siempre del padre

suegros1

Este tipo de conducta suele afectar paulatinamente la relación de pareja, puede que en este momento sea normal, pero poco a poco va afectando la relación a tal punto que ya no son dos persona en ellas sino tres, y es aquí cuando inician los problemas en el matrimonio.

Respetar y amar a nuestros padres está por encima de todas las cosas, sin embargo respetar a nuestra pareja también debe ser motivo de importancia. Cada relación tiene un balance, tanto la familiar como la matrimonial debe ser tratada de forma diferente sin dejar de darle la  importancia que se merece.

Se debe dedicar el tiempo y el amor correspondiente a cada relación, querer a nuestros padres no significa que deban tener derecho en las decisiones de la pareja, y si tu pareja o tú tienen este problema en su relación es recomendable buscar ayuda antes que sea demasiado tarde.

¿Qué piensas al respecto? ¿El apego por un padre o madre puede terminar el matrimonio? Cuéntanos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here