Lulu es una labrador negro no quería seguir olfateando explosivos en la CIA, así que tuvo que ser expulsada para vivir la vida que tanto quería y jugar con niños

Las esperanzas eran altas para la labradora de color negro llamada Lulu cuando se unió a la clase 2020 del programa K9 para detección de explosivos de la Agencia Central de Inteligencia.

Pero parece que trabajar para el gobierno no es para todos.

La CIA anunció el miércoles que decidió darle de baja a la perra Labrador Lulu, porque a ella sinceramente no le interesa olfatear bombas.

Hasta hace poco, la joven perrita de un año y medio de edad estaba entrenando para el trabajo importante y noble, al que la agencia se refiere como:

la primera línea de defensa contra amenazas explosivas contra el personal y los edificios de la sede de la agencia y en el exterior”.

Lulu fue uno de los seis reclutas seleccionados elegidos para unirse a la primera clase de entrenamiento para hembras K9 en agosto.

El miembro más pequeño del equipo, Lulu, parecía natural para olfatear explosivos.

La agencia explicó que los cachorros suelen tener algunos días malos en los que se muestran perezosos y se niegan a seguir el programa para detectar los olores.

Ellos esperaban a que Lulu saliera de ese estado en uno o dos días.

Pues la distracción temporal suele deberse a varias razones; que los estudiantes caninos necesiten más tiempo de juego o de descanso

Mayores desafíos o que estén experimentando alguna condición médica menor.

Después de probar distintas tácticas para hacerla volver al juego, los entrenadores se dieron cuenta de que el aburrimiento y el desinterés de Lulu no eran una condición temporal.

Incluso cuando podían motivarla con comida y jugar a buscar, claramente no estaba disfrutando por más tiempo.

La principal preocupación de nuestros entrenadores es el bienestar físico y mental de nuestros perros, por lo que tomaron la decisión extremadamente difícil de hacer lo mejor para Lulu y dejarla fuera del programa

Después de algunas semanas de entrenamiento juntos, se había formado un vínculo entre Lulu y su entrenador

Así que él y su familia tomaron la decisión de adoptarla.

Aunque ya no forma parte del equipo élite de K9, en su retiro.

Lulu pertenece a un nuevo grupo exclusivo: tiene un hermano, un labrador negro llamado Harry y una familia para siempre.

Extrañaremos a Lulu, pero esta fue la decisión correcta para ella. Le deseamos lo mejor en su nueva vida…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here