Una joven rusa, identificada como Alisa Tepikina, deseaba con todas sus fuerzas convertirse en madre, pero el destino acabó con ese gran anhelo trágicamente cuando su vida se apagó por una mala práctica médica minutos después de dar a luz a su hija, según el diario The Mirror.

La situación se presentó cuando los médicos en lugar de retirar solo la placenta de su cuerpo, removieron sus órganos internos provocando dolores insoportables que la llevaron a la muerte tras segundos de haberle sonreído a su bebé.

Mira también → Maestra de natación es acusada de maltrato a bebés con discapacidad por su particular técnica

Durante el nacimiento, una partera informó a la obstetra que la placenta no había sido expulsada, por lo que la especialista jaló el cordón umbilical violentamente provocando toda clase de complicaciones y gritos de dolor que terminaron con el fallecimiento de Alisa.

Imagen ilustrativa

De acuerdo con Dmitry Malyukov, padre de la mujer, los alaridos de su hija se escuchaban fuera de la habitación y que ella estaba sufriendo mucho, pero el personal médico hizo caso omiso a la situación. La joven sufrió un paro cardíaco.

“Parecía algo de la edad media, eso le provocó un shock por dolor, hemorragias severas y cayó en coma”, expresó el hombre afligido por la situación de su hija.

Aunque la operaron de emergencia, fue en vano, la joven murió según el dictamen médico a causa de un “shock severo por dolor”, ante lo que la madre de la fallecida expresó: “Espero que podamos demostrar su culpa y que no puedan evadir el verdadero castigo”.

Los padres de la joven expresaron en una declaración conjunta que la placenta fue removida con parte de sus órganos reproductores internos, a lo que los médicos replicaron que en el parto ya se habían presentado inconvenientes.

Te gustaría ver → Interrumpen embarazo de adolescente víctima de abuso y la bebé nació viva

Adicionalmente el esposo de la fallecida se enteró de la tragedia cuando pidió verla y le informaron de su deceso, por lo que tomó la decisión de trasladar a su hija a otro hospital, pues nació con una lesión en el cuello.

Por su parte, las autoridades del Departamento de Salud del Gobierno Ruso sancionó al equipo médico que atendió el procedimiento y aunque no perdieron su licencia profesional para seguir trabajando, una investigación fue iniciada y los profesionales de la salud podrían enfrentar tres años de prisión.

Sabemos que te gustaría ver este video ↓ 

Mujer construyó una diminuta habitación para un pájaro en su casa y lo que este hace es asombroso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here