Redacción BLes – Una condena a prisión en China no sólo implica la privación de la libertad, sino que además es sinónimo de un verdadero sufrimiento. Y ello es aún más cierto para los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa, también conocida como Falun Gong, quienes han sido el foco de intensas represiones a las creencias religiosas por parte del gobierno comunista chino desde el año 1999.

Según diversos reportes de organismos de derechos humanos y parlamentos de todo el mundo, el régimen ateo chino persigue desde hace décadas a las personas creyentes tales como cristianos, tibetanos, uigures y -sobre todo- a practicantes de la disciplina de la Escuela Buda llamada Falun Dafa.

En ese marco, los centros de reclusión chinos exceden por mucho el concepto de lugares oscuros en donde al condenado se le niega el contacto con la realidad, con sus seres queridos y aquello que le permite entender su condición humana.

Aquellos creyentes que reciben una sentencia en una cárcel china saben que terminarán sufriendo todo tipo de vejámenes, los cuales, para cualquier defensor u organismo de derechos humanos, no se trata más que de una inhumana condena en la cual una persona pierde desde su dignidad, hasta su identidad y al final hasta sus ganas de vivir, debido a las condiciones que se tienen que soportar en el día a día.

Reconstrucción visual de las torturas a las que son sometidos los prcticantes de Falun Dafa en China
Reconstrucción de las torturas a las que son sometidos los practicantes de Falun Dafa en China

El sitio web Minghui, el cual se ha encargado de detallar la persecución que padecen los practicantes de Falun Dafa en China, arroja luz sobre el testimonio de una mujer a quien le fue concedida la libertad, luego de padecer bajo el ambiente hostil que se vive en la cárcel de mujeres en la provincia de Liaoning.

Según detalla el portal informativo, la mujer, a quien no se le reveló su nombre por seguridad, relata que en aquella prisión las reclusas no son capaces de abordar temas relacionados con las torturas a las que son sometidas para que renuncien a su fe, ya que ello implicaría una privación a la rebaja de su condena o un incremento de las torturas, lo que provoca finalmente se vean abrumadas.

Mientras tanto, muchas de ellas sólo esperan que en algún momento puedan conseguir una chance de lograr la libertad con una solicitud de reducción de penas, pero la mayoría de veces resulta en vano pues en la prisión sólo se aceptan solicitudes cada tres meses.

Por lo general incluso las retrasan o las rechazan valiéndose de numerosas excusas y trabas insensatas de las que se valen los oficiales para entorpecer los trámites; como es el no memorizar las reglas de la prisión, no cumplir las cuotas de producción o llevar comida a los talleres.

Castigo corporal

El testimonio señala que la ley china prohíbe los castigos corporales, sin embargo estos son una práctica habitual dentro de la cárcel de mujeres de Liaoning, a ellas no sólo se les obliga a estar de pie o en cuclillas sino que además se les priva del uso del baño y por lo general las esposan detrás de la espalda.

Por otra parte, algunas reclusas -que han cometido asesinatos o crímenes aberrantes- también pueden tener autoridad para maltratar a las practicantes de Falun Dafa una vez que son designadas por las mismas guardias; cuando una de estas es asignada como líder del equipo, tiene potestad para golpear a prisioneras encarceladas por sus creencias.

Las reclusas en las cárceles chinas son víctimas de tratos inhumanos
Las reclusas en las cárceles chinas son víctimas de tratos inhumanos

Qué es Falun Dafa y por qué es perseguida en China

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una disciplina espiritual perteneciente a la Escuela Buda que cultiva el cuerpo y la mente haciendo énfasis en la elevación del carácter moral a través de la comprensión de los principios que rigen la práctica: Verdad, Benevolencia y Tolerancia (Zhen Shan Ren), señala el sitio web oficial.

Esta disciplina se realiza generalmente en lugares públicos al aire libre, y fue introducida en el año 1992 por el Sr. Li Hongzhi. Gracias al impacto que tuvo la disciplina en la salud de los practicantes se presentó un incremento exponencial en el número de personas que hacían la práctica en toda China llegando a los 100 millones.

Falun Gong fue introducido en China en el año 1992 y rápidamente alcanzó una inmensa popularidad por sus beneficios para la salud del cuerpo y la mente
Falun Gong fue introducido en China en el año 1992 y rápidamente alcanzó una inmensa popularidad por sus beneficios para la salud del cuerpo y la mente

Sin embargo para el año 1999 el régimen comunista, encabezado por el entonces cabecilla del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, comenzó una intensa persecución en contra de la práctica debido a que sintió que su crecimiento exponencial representaba un obstáculo para los intereses del partido. Desde entonces, los practicantes son víctimas de numerosas flagelaciones como trabajos forzados además de padecer bajo el sistema de sustracción forzada de órganos avalado por el mismo gobierno chino.

También te puede interesar: “Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China.

videoPlayerId=aebedd5f0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here