Es el perro de un grupo de conservadores y protectores en México, dedicados a cuidar de una familia de leones. Algunos siempre se van a aprovechar de la cercanía con los famosos.

Algunos sientan una fascinación tan intensa por los felinos mayores, que a ratos comienzan a dudar de si no están más enamorados de una pantera o un tigre albino, que de las parejas que les corresponden a su especie.

Y cómo culparlos.

Si ya los gatos se han ganado por sí mismos las simpatías y el amor eterno del internet.

Y eso que ellos son la especie de respuesta de la naturaleza a la necesidad que teníamos las personas por tener en nuestras casas un tigre que no sea capaz de matarnos.

Dentro de una reserva en México, un pequeño perrito, tan pequeño que sus dueños consideraron necesario bautizarlo “Chiquitín”, llevó demasiado lejos los sentimientos que siente por una familia de leones.

Chiquitín quiere ser un león como ellos.

El problema es que el camino que eligió para esto, es enamorar a la heredera más joven de la familia de felinos.

Digamos que no fue el mejor plan que se le pudo haber ocurrido.

Dado que estaba tratando de demostrar su amor de una manera algo brusca, la leona no se demoró mucho en agotar su paciencia.

Luego del tercer intento de Chiquitín, la leona decidió hacerle entender que lo suyo no tenía futuro, dándole un pequeño mordisco.

Recibir un mordisco de un león, por muy cachorro que sea, es suficiente para hacer entender a la mayoría de las personas.

Pero Chiquitín no es como la mayoría.

Ni tampoco es una persona, así que no abandonó su misión romántica.

El video pertenece a la cuenta de Youtube “Black Jaguar White Tiger“, manejada por Eduardo Serio, el fundador y director del felinario donde reside tanto Chiquitín como la leona que fue la recipiente de sus sentimientos cruzados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here