Un esqueleto encontrado hace 20 años en Sudáfrica, asignado a un individuo apodado “Pie pequeño”, de hace 3.67 millones de años, ha despertado nuevamente la polémica sobre el lugar que ocupa dentro de la cadena de hallazgos similares efectuados por los antropólogos.

A Ronald Clarke de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo, Sudáfrica, se le encomendó la misión de estudiar los huesos hallados en la cueva Sterkfontein, y en 1994, los asignó como pertenecientes a un individuo del grupo de los Australopithecus, según New Scientist del 6 de diciembre.

Por su parte, el antropólogo Phillip Tobias, encontró más huesos en la misma cueva, en el año 1997.

“He pasado 20 años tomando este esqueleto, encontrándolo en la roca en la profunda oscuridad de la cueva, localizando cada hueso, y luego limpiándolo lo suficiente como para poder identificarlo en la cueva, cortándolo, sacándolo en bloques, limpiándolo, reconstruyéndolo“, comentó Clarke, citado por el mismo medio.

Esqueleto remueve las teorías sobre los humanos primitivos
Esqueleto remueve las teorías sobre los humanos primitivos
El esqueleto de “Little foot”

Características del individuo

Finalmente se obtuvo un esqueleto de primate primitivo, parecido al de los humanos.

Los estudios publicados describen al individuo en vida como una hembra anciana de 130 centímetros de altura.

A su vez, Travis Pickering de la Universidad de Wisconsin-Madison, dirigió un estudio que encontró que “Pie pequeño” tuvo una lesión en el brazo, por lo que supuso que sufrió una caída y su cuerpo dañó la mano sobre la que cayó cuando era joven.

Posteriormente, Clarke afirmó que su dieta estaba compuesta casi exclusivamente de plantas, a juzgar por los dientes pequeños.

La clasificación

Asimismo, el científico Robin Crompton, de la Universidad de Liverpool, Reino Unido, analizó la posible forma de caminar de la criatura.

“Este homínido tenía miembros inferiores más largos que los miembros superiores, como nosotros”, y ”eso significa que fue seleccionado para la duración del paso en el bipedalismo”, fueron las declaraciones de Crompton al respecto.

El mismo Clarke propone que se trata de una especie no clasificada, a la que llamaría A. prometheus, dado que, a su juicio,  la especie no corresponde con la del Australopithecus, ya conocida.

La polémica

El enfrentamiento por la clasificación del esqueleto, surgió entre el estudioso Clarke y su colega de la  Universidad de Witwatersrand, Lee Berger, quien descubrió las nuevas especies Australopithecus sediba y Homo naledi.

Para empezar, Berger pidió que otro comité universitario estudiara también los restos que estaban a cargo de Clarke, pero este se opuso.

En 2017 la Universidad decidió que Berger tuviera acceso a los fósiles, concediéndole a Clarke tiempo para que publicara sus resultados, lo cual hizo recientemente.

Lo que se debate es si realmente se trata de una nueva especie, lo que tan solo se sabrá cuando así lo confirmen los resultados obtenidos por los otros científicos, lo cual tomará algún tiempo todavía. 

Hay una teoría alternativa que sugiere que en un período prehistórico de la Tierra convivieron 3 distintas especies: los gigantes, los medianos y los enanos, quizás este hallazgo es parte de esta teoría que desafía el conocimiento convencional.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada de BLes.com.

Esqueleto de hace millones de años desafía las teorías sobre los humanos primitivos

Califique esta publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here