Una estatua del Faraón más famoso de Egipto ha sido desenterrada bajo una urbanización en El Cairo. Las imágenes son increíbles.

El imponente tributo a Ramsés el Grande, el gobernante más poderoso del antiguo Egipto, fue descubierto bajo un foso fangoso, encajonado entre dos bloques de torres.

En el barrio de Matariyyyah, al noreste de El Cairo, se han eliminado las aguas residuales y la suciedad de la enorme estructura.

El descubrimiento, aclamado por el Ministerio de Antigüedades como uno de los más importantes, se realizó cerca de las ruinas del templo de Ramsés II en la antigua ciudad de Heliópolis, situada en la parte oriental del actual Cairo.

El más poderoso y célebre gobernante del antiguo Egipto, el faraón también conocido como Ramsés el Grande fue el tercero de la Decimonovena Dinastía de Egipto y gobernó desde 1279 hasta 1213 AC.

Ramsés, uno de los favoritos de los libros escolares y la inspiración para el poema Ozymandias de Shelley, comenzó a emerger a pocos metros de donde los vendedores ambulantes vendían a pie.

La estatua de cuarcita, rota en pedazos, se estima que mide alrededor de 26 pies de altura y tiene 3.000 años de edad.

Los excavadores fueron llamados para levantar la enorme figura tras el descubrimiento de un equipo arqueológico germano-egipcio.

Inicialmente se encontró el pecho antes de que se descubriera la mandíbula y una corona del tamaño de un niño pequeño.

El egiptólogo británico Nigel Hetherington dijo: “Todos están realmente sorprendidos por la escala de la estatua. No creo que nadie se diera cuenta de lo dramático que se vería y puede que haya más por venir.”


Miles de residentes de Matariyyyah aprovecharon la oportunidad para hacer una autoevaluación en el lugar.

Se cree que la estatua es de Ramsés por la zona en la que fue encontrada.

La zona obrera de El Cairo se erigió sobre la antigua ciudad de Heliópolis, que estaba dedicada a la adoración del dios sol Re.

Dado que Ramsés, según los historiadores, construyó un templo en la zona y le dio su nombre, se sugiere que la figura es él.


Era uno de los templos más grandes de Egipto, casi el doble del tamaño del Karnak de Luxor, pero fue destruido en la época grecorromana. Muchos de sus obeliscos fueron trasladados a Alejandría o a Europa y las piedras del lugar fueron saqueadas y utilizadas para la construcción a medida que El Cairo se desarrollaba.

Los expertos intentarán ahora extraer las piezas restantes de ambas estatuas antes de restaurarlas. Si tienen éxito y se demuestra que el coloso representa a Ramsés II, se trasladará a la entrada del Gran Museo Egipcio, cuya inauguración está prevista para finales del 2020 (de manera parcial, ya que la obra se terminará en 2022).

La importancia de Ramsés en Egipto es tal que a menudo se le llama el Gran Ancestro.

Dietrich Raue, jefe del equipo alemán dijo: “El dios sol creó el mundo en Heliópolis. Eso es lo que siempre le digo a la gente aquí cuando dicen que hay algo importante. Según la creencia faraónica, el mundo fue creado en Matariyyah”.

Ramsés gobernó durante 66 años desde 1279 a.C., según la leyenda, y fue un maestro del ejército, extendiendo su imperio a Sudán e Israel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here