Elige una imagen sin prisas, míralas una y otra vez hasta que una de ellas te llame la atención, y recibe un valioso mensaje.

Mensaje 1:

Todas las cosas forman parte de una totalidad perfecta; y
todo lo que haces, dices, piensas y sientes es parte de la misma.

Por lo tanto no te limites bajo ningún concepto sino, antes
bien, siéntete expandirte cada vez más, abarcando cada vez más.

Nunca alcanzarás el límite, porque no hay límite.

La vida es infinita y tú eres parte de esa infinidad.

Continúa creciendo en conciencia. ¿Dónde está ese espíritu
de aventura interno que te permite dar un salto sin temor a lo desconocido, con
una sensación de autentico gozo y expectación?

Ir por ahí del mismo modo siempre, con las mismas viejas
formas un día tras otro, no te llevara a ninguna parte, y así no puedes esperar
crecer espiritualmente.

Tienes que querer avanzar, y cuando quieras hacerlo por
propia decisión, podrás experimentar grandes cambios en tu realidad.

El primer paso siempre esta de tu parte. Así que no pierdas
más el tiempo quedándote en el mismo lugar, da el primer paso hacia adelante, y
contempla como se sucede milagro tras milagro en tu vida.

Mensaje 2:

Que tu amor y tu compasión se extiendan sobre todos; no tan
sólo sobre las almas que te aman, sino también sobre las que te odian y las que
te utilizan con desprecio.

A medida que eleves tu consciencia, y te mantengas en ese
estado elevado, serás capaz de verlo todo desde una perspectiva diferente y
verás así como los enemigos desaparecen de tu vida.

Por eso no endurezcas tu corazón disponiéndote a contestar
cuando la vida parezca alzarse en contra tuya.

Trata de ver siempre lo positivo en cada momento difícil que
te toque atravesar y rescata lo que la vida está tratando de mostrarte y
enseñarte.

Relájate y trata de rescatar lo mejor de cada situación.

Tu fuerza espiritual es primordial para lograrlo. Que los momentos difíciles no logren derrotarte y recuerda que los sentimientos de bondad y amor hacia ti y hacia los demás es fundamental para tu crecimiento espiritual.

Mensaje 3:

La seriedad es el corazón de la responsabilidad.

Eso significa estar siempre en el lugar preciso, en el
momento justo, haciendo lo que sabes que has de hacer.

No dejar nunca para mañana lo que sabes que tienes que hacer
hoy.

Al iniciar alguna cosa, asegurarte de llevarla a buen término,
pese a las oposiciones que puedas encontrar.

No dejarte desalentar por los obstáculos, sino considerarlos
ocasiones de crecimiento y retos a superar.

Ser firme como una roca porque tu seguridad y tu estabilidad
residen en tu interior, y que no te afecten las condiciones externas, ni el
caos ni la confusión que puedan rodearte.

Pase lo que pase no sentirse exaltado un día y hundido al
siguiente.

Eso es lo que significa ser una persona de absoluta
fiabilidad y seriedad; eso es lo que quiere decir ser fuerte y de ánimo
valeroso. 

A medida que sumas cada vez más mayores responsabilidades
con seriedad, te harás cada vez más fuerte, hasta que nada te suponga demasiado.

Mensaje 4:

Es importante tener una meta en la vida, y continuar
dirigiéndose a ella.

Hay un plan y un propósito real en tu vida, aunque no
siempre seas capaz de ver la meta con claridad, pues cuando bajas por un valle
o el camino hace revueltas, no siempre se puede ver el siguiente tramo.

Comprobaras que de tanto en tanto, se te dará una
experiencia espiritual estimulante que llevaras contigo a través de los lugares
más difíciles, y que te ayudara a seguir, te enfrentes a lo que te enfrentes.

Aspira alto, cuanto más alto mejor.

De esa forma, tendrás que continuar caminando, creciendo y
expandiéndote para llegar allí.

No puedes quedarte en un mismo lugar, no puedes permanecer
estático.

Siempre has de aspirar al siguiente peldaño en la escalera
de la vida, y sabes que ese peldaño te aproxima a la meta, por lejos que ésta
se encuentre.

Así pues continua adelante y nunca te rindas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here