Redacción BLes – En el 2015 Dave Hole hizo un impactante descubrimiento. Mientras estaba explorando el Parque Regional de Maryborough, cerca de Melbourne, en Australia, se topó de frente con una roca de 17 kilogramos que, interpretó, contenía una pepita de oro por dentro. Años más tarde descubrió que en realidad se trataba de un raro meteorito.

Según informó el periódico The Sydney Morning Herald, Hole intentó de todas maneras partir el objeto para aprovechar su riqueza. Utilizó una sierra, un martillo y hasta la levantó en el aire y la arrojó al suelo con la esperanza de poder quebrarla, pero de nada tuvo sentido. 

Esta roca lo desconcertaba, por lo que cuatro años más tarde el aficionado guardó la roca en una mochila y la presentó ante los geólogos Dermot Henry y Bill Birch -del museo de Melbourne- para un posterior análisis. 

Los científicos descubrieron que el material es una condrita H5.

Así es como Hole se enteró que este extraño objeto era en realidad una condrita del grupo H y tipo 5, de 4.600 millones de años y constituido mayormente por hierro y níquel.

La roca, nombrada Melbourne, viajó por el Universo y cruzó la atmósfera de la Tierra sin terminar de desintegrase por completo. 

Se especula que el meteorito estuvo alojado en nuestro mundo por al menos 200 años, lo que sugiere que algún ser humano de la época antigua lo vio caer. 

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

src=”https://www.youtube.com/embed/tHs969PRjhM” width=”560″ height=”315″ frameborder=”0″ allowfullscreen=”allowfullscreen”>

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here