Tras el caso de Borja, que salió a la luz esta semana y ha permitido, gracias a la ayuda de miles de españoles, que el joven héroe de 26 años pueda pagar gran parte de la injusta multa que le impuso la Justicia, a DiarioPatriota.com nos ha llegado otro caso injusto.

Se trata el de Juan Carlos, un agente de la Guardia Civil que entrará en prisión en tres días si no abona los más de 13.000 euros a los que fue multado.

Fue en junio de 2013 cuando en la calle Letonia de una urbanización situada en Tres Cantos, habitada en su mayoría por guardias civiles y policías nacionales, junto a sus familias, existía el mosqueo porque un desconocido se detenía a observar los edificios de madrugada.

El merodeador, «de aspecto magrebí» fue observado por Juan Carlos. Este agente observó desde la ventana de su casa que volvía a estar presente en la zona. Tras avisar a sus compañeros de la Guardia Civil, decidió bajar armado para hablar con él.

Una vez que Juan Carlos se identificó con la placa como guardia civil, le preguntó qué estaba haciendo allí y le pidió su DNOI, el otro le respondió «tú no eres nadie».

El agente, al informar que ahora venían sus compañeros «uniformados», vio como el «merodeador» se puso muy nervioso y trató de salir corriendo. En ese momento los dos cayeron al suelo y tras iniciar una nueva persecución, finalmente Juan Carlos logró alcanzarle.

Tras forcejear de nuevo, logró zafarse de nuevo, escondiéndose donde trabajaba.

Finalmente según informa el portal ‘Confilegal.com’, el «merodeador» era obrero que además era ornitólogo federado. El lugar donde se encuentra la urbanización es en las afueras de Tres Cantos. En medio del campo, donde habitan todo tipo de aves.

Este hombre explicó que por su afición, llegaba media hora antes de comenzar a trabajar para observar a los pájaros.

El forcejeo con el guardia civil le provocó una fractura de mano, un traumatismo costal y un trastorno de estrés postraumárico que precisaron tratamiento médico.

Finalmente la Justicia condenó a Juan Carlos por un delito de lesiones. Recibió una pena de un año de prisión además de una multa de 7.770 euros por las lesiones sufridas, 6.000€ por las secuelas y 38 euros por la ropa desgarrada, en total, 13.788€.

El abogado del agente, José María Garzón, no entiende que el hombre no quisiera responder a las preguntas sobre lo que estaba haciendo frente a su casa.

Los guardias civiles lamentan la sentencia

A través de Facebook  ‘092 es  por ti’, los guardias  civiles han  lamentado  la decisión de la Justicia.

«Destinado en el GAR, la UEI y después en Casa Real, de escolta con el Rey Juan Carlos I… Tuvo la intuición y localizó para identificar a un individuo que merodeaba por la urbanización de Tres Cantos donde viven muchos Guardias Civiles y Policías. Dicho individuo con rasgos magrebíes tenía preocupados a los residentes de la urbanización y tuvo que ser el gran PERALES quien lo localizó a primera hora de la mañana y se dispuso a identificarlo haciendo valer su condición de Guardia Civil. Esta persona intentó darse a la fuga y tras un forcejeo el guardia civil logró reducirlo e identificarlo, resultando ser un trabajador de los alrededores que quería ver unas variedades de aves.

Nuestro compañero PERALES hoy ha recibido una notificación del Juzgado, que si no hacía efectiva la indemnización en el plazo de 3 días, debía entrar en PRISIÓN. Todo Lamentable. LOS POLILLAS respetamos las decisiones y sentencias judiciales, aunque sean manifiestamente injustas. Pero es el momento de UNIRNOS para ayudar al polilla PERALES a pagar esa indemnización, con la cantidad que cada uno considere, para paliar en lo posible esa injusticia».

fuente: https://diariopatriota.com/condenan-a-un-guardia-civil-que-detuvo-a-un-hombre-de-aspecto-magrebi-a-un-ano-de-prision-y-13-788e-de-multa/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here