La misma localidad que hace apenas dos meses organizaba una fiesta para acoger a los menas, ha mostrado su hartazgo por su presencia. El Ayuntamiento de Calella, localidad barcelonesa del Maresme, ha decidido cerrar el centro de acogida de menas que estaba situado en el Hotel Marisol, edificio en el que los menas, que han protagonizado infinidad de delitos, ocupaban 20 habitaciones.

Los motivos son claros: los numerosos delitos que han protagonizado en la localidad desde que llegaron.

La alcaldesa de Calella, Montserrat Candini, que fue la primera en defender la acogida de estos menas, en su mayoría magrebíes, ha reconocido que todos «hemos aprendido de las circunstancias», es decir, que han aprendido que este tipo de jóvenes no pueden ser acogidos.

En los últimos meses, los vecinos han protestado por la acogida de estos menas y finalmente, el Ayuntamiento ha decidido expulsarlos de la localidad. De los 60, solamente ocho serán acogidos en otro piso «porque han demostrado que quieren integrarse en la sociedad».

Los vecinos celebran que por fin podrán volver «a salir a la calle sin miedo» a ser atracados. «Nuestras hijas podrán salir a la calle sin recibir improperios», añaden.

fuente: https://diariopatriota.com/calella-se-harta-de-los-menas-y-cierran-el-centro-de-acogida-abierto-hace-dos-meses-hemos-aprendido/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here