Un joven inglés perdió buena parte de su visión y audición por cuenta de su mala alimentación, pues los principales alimentos del joven eran comida chatarra que no le aportaron las vitaminas necesarias, así lo reseñó un artículo de la revista médica ‘Annals of Internal Medicine’.

El afectado ahora de 19 años, residente del condado de Bristol, Reino Unido, comió por 10 años pan, salchichas, jamón y papas fritas y aseguraba que no le gustaba la textura de las frutas ni de las verduras, por lo que se le diagnosticó un trastorno alimenticio denominado ARFID o trastorno de alimentación selectiva.

Te puede interesar → Hombre ganó la lotería por segunda vez en menos de dos meses en EE. UU.

La severa falta de vitaminas terminó causando daños irreversibles en su nervio óptico, el cual conecta el ojo con el cerebro. Su propia madre aseguró al diario The Independent que supo que algo estaba mal con su hijo cuando a la edad de 14 años comenzó a perder la audición.

Imagen ilustrativa

El texto de ‘Annals of Internal Medicine’ busca enfatizar en los daños permanentes que puede ocasionar el consumo regular de comida chatarra, que puede causar daños irreversibles en el sistema nervioso y en la visión, que en el caso del adolescente derivó en una neuropatía óptica nutricional.

Esta enfermedad es rara en países desarrollados y está relacionada con la malabsorción o con una nutrición deficiente combinada con el consumo de alcohol o tabaco, de acuerdo con ABC de España.

Sabemos que te gustaría seguirnos en Instagram:

Te puede interesar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here